Creo que el género mismo es la violencia, que las normas de masculinidad y feminidad tal y como las conocemos, producen violencia.

-Beatriz Preciado-

domingo, 10 de febrero de 2013

¿Altruismo?



Cada día que pasa, veo más gente inmersa en grupos de lactancia. Voy al centro médico y observo un montón de carteles fomentando la lactancia materna. Por otro lado, también me encuentro madres que se sienten extrañas porque otras madres cuestionan su elección de haber decidido educar y alimentar a sus hijas e hijos de forma diferente. ¿A dónde vamos a llegar? ¡Qué sutil es el patriarcado! Ha encontrado, de nuevo, la forma de enfrentar a las mujeres para que nunca estemos unidas.

Amamantar o no es una elección de la madreAhora la lucha está entre las que son buenas y las que son malas madres. Y, la forma de decidir en qué bando estás, es fijándote en el tiempo que das de amamantar al o a la bebé. No puedes tener pensamiento propio, no puedes haber barajado tus opciones, no puedes decidir. Si amamantas eres buena madre; si no… todo el amor maternal, que desde el siglo XIX debemos tener, no lo tienes y, por tanto, eres mala madre y egoísta. Si ni siquiera se atiende a hechos como el que no te suba la leche o que la leche no sea rica en nutrientes para librarte del epíteto de mala madre, ¿cómo se va a considerar que no quieras dar de mamar porque has decidido alimentar de otra forma, o porque te duele horrores, o porque no quieres o porque te rompe los esquemas de tu vida?. Eres mala madre y ya está.

Sin embargo, yo no puedo parar de pensar que la opción es libre. Y quién elige libremente, ha optado por la opción correcta. Y que, las mujeres, a las que el sistema  considera “buenas madres”, deben tener en cuenta, a la hora de tomar tal decisión, que los seres humanos tenemos dientes por algo y que el sistema económico y social está obviando esta parte. De hecho, desde siempre, el sistema está tremendamente interesado en exaltar el sentimiento maternal femenino; para que ellas, y sólo ellas, sigan amparándose en su altruismo y se encarguen de los trabajos que no tienen cobertura social. 

Esto no es más que un intento de llamar la atención sobre cómo una de las reivindicaciones clásicas del feminismo, el tema de los cuidados para promover un cambio estructural, es utilizado por la misoginia para reforzar las estructuras de la desigualdad. Insisto, la opción es libre y abogo por la capacidad de decisión de cada persona.

5 comentarios :

Maribel dijo...

Hola Paz:
Llevo un tiempito metiéndome en foros que tratan sobre los cuidados del bebé, la lactancia y el parto, aunque aún no soy madre. Me quedo ojiplática ante la tendencia que está surgiendo últimamente a raíz del desempeño de esos cuidados que,están creando, como tú bien apuntas, dos clases de maternidad: "La buena" y "La mala".No sé si te habrás paseado por alguno de esos foros, pero te aseguro que a veces, es una auténtica competición (bastante feroz además) para demostrar quién es la más abnegada, dependiente y sufridora de todas las mamás. He visto insultar a una chavala que decía que había tenido a su niño por cesárea, ya que su salud corría peligro. Le decían que, si realmente quería a su bebé, tenía que haber aguantado los terrible dolores e incluso, haber expuesto su propia salud en virtud de un parto natural "como Dios manda".
Si alguna "forera" dice que no puede dormir, que no es felíz, que está cansada y que su vida de pareja es una mierda desde que nació el bebé, poco falta para que alguna mamá "sufridora y heroína" la tire a los leones con el argumento de los beneficios del colecho y de la inseguridad que su falta de amor, creará en el niño cuando sea adulto. Y ya no te digo nada sobre el tema de la lactancia. Bueno, tú lo has argumentado como nadie. Esto me recuerda un poco a esa frase tan manida de: "Las mujeres son muy malas con las otras mujeres".Frasecita que, ese patriarcado sutíl, se ha encargado de que nos creamos. Te juro que me sale salpullido cada vez que se lo oigo decir a alguien. Pues esto es lo mismo.Una nueva tendencia que crea una brecha entre nosotras y basada en unos argumentos sacados de unas supuestas bases científicas (valga la redundancia) sin niguna base científica.

PiZPi ReTa dijo...

Gracias Maribel por expresar tan bien las cosas que ocurren.
A mí, estas cosas me asustan, no puedo dejar de ver en ello que nuestra capacidad de decisión, la de las mujeres, vuelve a ser aniquilada. Respeto a quién amamanta y a quién no (y me gustaría pensar que su decisión ha sido libre y no predeterminada por un sistema heteronormativo, patriarcal y capitalista). Cada cuál tiene una historia detrás que ni conozco, que ni deseo conocer, pero que respeto. Y, gracias por apuntar el tema de las bases científicas, tan utilizadas, desde tiempos ancestrales, para decir que somos inferiores biológicamente y que por ese motivo cualquiera puede decidir por nosotras. Hoy he leído que había más normas, leyes y textos jurídicos sobre el útero de las mujeres que sobre armas. Estoy segura de que ello no es baladí.

Archival dijo...

Hola ... no se cómo tomarme este post ... supongo que para hablar de y defender el feminismo no es necesario criticar algo tan femenino como el maternaje ... soy madre, de dos niños, que he parido, amamantado y criado a la vez que he trabajado ... sin excedencias, sin privilegios, sin reducciones de jornada, sin martirismos, sólo con amor y dedicación, como todo lo que hago. Mi trabajo no se ha visto mermado y mi cuidado por los hijos tampoco ... y he amamantado a mis hijos mucho tiempo, compaginado con el trabajo, trabajo reconocido por encima de algunos compañeros, y en ese punto es donde he sabido hacer valer mis derechos, para nada afectados por mi otro gran derecho: ser madre.
Derechos por los que debemos luchar y que debemos defender.
Saludos, A

PizPi ReTa dijo...

Hola Archival y muchas gracias por tu aportación. No creo haber criticado para nada el maternaje y comparto todo lo dices. Evidentemente, no critico tampoco los derechos adquiridos y que ¡ójala! puedan aumentarse. Al revés, hablo de que hay mujeres que quieren ser madres y lo son y que, el cómo serlo esm su opción personal. Y, que su opción, siempre que respete su vida y la de la criatura, es tan digna como la que más. Que ésto no puede ser utilizado para separarnos y como arma de lucha entra unas y otras.
Evidentemente, desde una opción feminista, se apuesta por la libertad de elegir y por el respeto.
Asi que te agradezco muchísimo tu aportación, por si no quedaba clara mis postura. Saludos

Silvia dijo...

Los grupos de lactancia no buscan enfrentar a las madres, ni decir si una madre es buena o mala por amamantar, eso es demasiado simplista. El objetivo es que las mujeres, las madres y de paso los padres, que aunque menos ahí están también, tengan inforcación adecuada sobre la lactancia. Porrque entre otras cosas nuestras tetas funcionan estupendamente así que no hay mujeres con mala leche, o leche sin nutrientes, y si duele es porque algo está fallando, y eso se suele poder resolver y lo mejor prevenir si tenemos ese apoyo, esa información. Creo que precisamente ese patriarcado del que hablas, junto con empresas an majas como nestle y demás que se están forrando de mala manera son las que nos han robado nuestra lactancia, y como mujer no me gusta un pelo. Si una mujer no quiere dar el biberón porque no le da la gana, no porque le falte información, o le hayan convencido de que "en su familia no tienen leche porque su madre y su tía no amamantaron" o que su bebé necesita una ayudita, o tonterías y mitos varios sobre la lactancia no es una mala madre, cada persona tiene sus circunstancias y su forma de pensar, y eso es respetable, faltaría más. Pero los grupos de lactancia no están en ese rollo de enfrentar a las madres.

Publicar un comentario

La editora no se hace responsable de los comentarios vertidos por terceras personas. No se permitirán comentarios ofensivos. Se pide el máximo respeto.