Creo que el género mismo es la violencia, que las normas de masculinidad y feminidad tal y como las conocemos, producen violencia.

-Beatriz Preciado-

domingo, 20 de enero de 2013

Agotador



Una vez te reconoces públicamente feminista, estás condenada a una serie de conversaciones sin ningún valor intelectual para ti, conversaciones agotadoras por cíclicas y absurdas. Es absurdo que alguien te introduzca en un tema que tú ya tienes reflexionado y bien trabajado para dar vueltas y más vueltas con la intención de cambiar tu punto de vista. No hay nada más cansino que enfrascarse en conversaciones tales como: el feminismo es lo opuesto al machismo, las denuncias falsas de las víctimas de violencia de género, la igualdad ya está conseguida…

Son conversaciones que tiendo a rehuir cuando me las plantea una persona que no se ha cuestionado la realidad existente y, lo peor,  ni pretende cuestionársela, sino que te saca el tema para buscar tus incoherencias. Pero… ¡error! Este tema está más que bien trabajado en una persona que se reconoce feminista y, es porque lleva algunos añitos deconstruyendo y construyendo la norma, la costumbre, la tradición impuesta y no elegida. Sin embargo, la versión opuesta siempre acabará hablando de naturaleza o de un porque sí, porque yo lo digo, aunque a ti te obligue a justificar hasta cada silencio que haces en tu discurso. 

Afortunadamente, también encuentro a personas que están con dudas y que cuestionan y que no tienen miedo a reflexionar en voz alta sobre el pensamiento impuesto. Estas personas acaban también en explicaciones biologicistas, pero están abiertas a cuestionarse la verdad impuesta. La cogerán, la transgredirán, sólo es cuestión de tiempo.

14 comentarios :

Maribel dijo...

Magistral...

PiZPi ReTa dijo...

Muchísimas gracias Maribel!!!!

Jesi. dijo...

Genial, las palabras adecuadas que tod@s debemos tener en la mente. tod@s.

PiZPi ReTa dijo...

Gracias Jesi!! Todos estos comentarios me dan mucho ánimo. No olvidemos ninguna palabra, ni nigún punto... y sigamos en lucha!

Carmen Muñoz dijo...

Me identifico totalmente. Estoy en la fase del silencio cuando escucho todo esto que describes.

PiZPi ReTa dijo...

Sí, pero no sé si a ti te ocurre, yo prefiero no oir, ni escuchar nada, porque me entra una sensación mala, de disgusto, cabreo... Me empiezo a plantear si al callar estoy confirmando lo que hablan... Me resulta costoso y difícil el silencio. Y, el entrar, me supone un mal trago. Yo, todavía, estoy aprendiendo como gestionar estos momentos. Gracias Carmen Muñoz por tu aportación.

Irina dijo...

True history...!

Madame Calvitie dijo...

Cierto, totalmente cierto. Sólo puedes descansar cuando estás con personas feministas....lo mejor es cuando te vienen con argumentos supuestamente brillantes, de esos en plan: Ajá! Te pillé! Sin saber que esa maldita mierda te la han dicho las cien personas que antes que ella han estado discutiendo en los mismos términos contigo. Yo no puedo callar. Lo he intentado. Pero no callo, me enervo, grito y desprecio los argumentos "brillantes" y "súper lúcidos y razonados -aunque no hayan pensado en el tema, eso no importa, porqué opinan igual y con el mismo énfasis- y a veces hasta las personas que los dicen y luego pierdo la credibilidad, me dicen que no me exalte y no consigo mi propósito de enseñar algo, aunque sea algo, aunque sea reflexionar un poco. Es algo en lo que tengo que trabajar, pero es que me pone tan nerviosa... Si una persona técnica en caminos dice algo sobre caminos la gente escucha. Si una persona médica dice algo se la suele escuchar -aunque hay quien también contradice- pero si tú eres feminista se te contradice des del primer momento, se te tilda de radical y exagerada y tienes que ir demostrando (luchando) siempre cada uno de los puntos de vista como si la otra persona que no es feminista y que ni siquiera se ha planteado el tema de las cuotas o de si decir violencia de género o doméstica tiene o no importancia tuviera la misma validez a la hora de opinar. Que de opiniones muchas, ojo, que me encanta discutir, argumentar y hablar. Pero con personas con pensamiento propio y no loros. En fin. Intento no hacer yo lo mismo con temas en los que no he reflexionado tanto, a veces seguro que hago lo mismo pero espero que no.

PiZPi ReTa dijo...

Gracias Irina y gracias Madame Calvitie.
Creo que el estado que describes lo he vivido y lo vivo mil veces. Yo también me pongo demasiado nerviosa, pero estoy aprendiendo dónde debo desgastarme y dónde no. Lo intento, no siempre lo consigo. Pero me resulta tan absurdo caer una y otra vez en los mismos argumentos, esos que no te aportan nada. ¿Hace cuánto tiempo ya los asumí? Perder el tiempo para convencer a alguien que se cree que tiene la verdad sin haberse cuestionado nada y que, realmente, su verdad es porque quiere y mantiene el sistema patriarcal, sistema que le resulta cómodo y en el que se mueve como pez en el agua... Claro, pez en el agua, y por tanto en ese mundo pretende que yo tenga el agua al cuello... No, es mejor no desgastarse. Tenemos que cuidarnos.

Gema Palomo Ramírez dijo...

gracias paz por esta gran reflexión, muy buena, si señora ¡¡¡ me quito el sombrero ¡¡ besos,

PiZPi ReTa dijo...

Gracias Gema, no sabía que llevabas sombrero. Pero, chica, no te le quites, manténle y sigue escribiendo para que pueda aprender más de tí.

Anónimo dijo...

Magnífico texto. Es imposible la defensa del feminismo sin semejante desgaste.
Sin embargo, aunque de inmediato no lo veamos, cuando nuestro interlocutor se va a casa lo hace pensando en aspectos relevantes que nunca antes se había planteado, porque el feminismo tiene bases sólidas que son difíciles de rebatir y eso deja huella, aunque en unos más que en otros, es cierto, y debamos tratar el tema en más de una ocasión. Así que, con desgaste y todo, merece la pena la charla y el debate desde el comienzo cuantas veces haga falta, porque partiéndo de que los cambios sociales son lentos, al menos esos individuos ya conoce aspectos del feminismo, por muy básicos que sean. Hay que tener en cuenta que quien ha estudiado y desarrollado un tema, conoce bien los argumentos que está defendiendo por encima del resto.
Y toda esta charla solo para decir que no decaiga el ánimo a la hora de defender el feminismo, porque la mayoría de las personas que no lo comparten lo hacen desde el simple desconocimiento.
Un saludo!

PiZPi ReTa dijo...

Gracias Anónimx!! Y qué no decaiga el ánimo!!!

Ruben Sanchez Ruiz dijo...

Me he sentido muy identificado con el post.
Muchas gracias!
Te invito a ver mi blog antimachista y feminista: http://elditalanafra.blogspot.com

Publicar un comentario

La editora no se hace responsable de los comentarios vertidos por terceras personas. No se permitirán comentarios ofensivos. Se pide el máximo respeto.