Creo que el género mismo es la violencia, que las normas de masculinidad y feminidad tal y como las conocemos, producen violencia.

-Beatriz Preciado-

miércoles, 23 de enero de 2013

En la farmacia



En la farmacia
Hoy he bajado a la farmacia, nada preocupante. Atendía la dueña de la Farmacia, una excelente profesional. Y, al otro lado del mostrador, estábamos una mujer de unos 60 años, un hombre de unos 50 y yo, que me creo una mujer con semblante joven. Era el turno de la mujer, había pedido lo que tenía que comprar y se dispuso a hacer una pregunta a la farmacéutica. En este momento, el hombre que iba encorbatado y que hasta ahora no había parado de hablar por el móvil amistosamente, cuelga y se impacienta. ¿Cómo lo demuestra? Saca su billetero y se aproxima mucho al mostrador. La mujer sigue con su pregunta sobre un tema para su salud. Pero la farmacéutica fija su mirada en el hombre y manifiesta: ¿qué quería?. Le atiende, y al darle el cambio, nos dice, a la mujer y a mí, es que puede que tenga prisa.

En ningún momento la farmacéutica se paró a pensar en la prisa que tenía la mujer, que en menos de 2 minutos concluyó su pregunta, obtuvo su respuesta y compró un artículo más. Pero tampoco pensó en mi prisa, si es que lo que había pensado era que la mujer se iba a demorar. Sólo se detuvo a atender la prisa del hombre.

Me quedé mirando esta escena, que luego siguió tal cual: hombre que sale de la farmacia, mujer atendida y sin darse cuenta de que la han dejado en un segundo lugar a pesar de ser la primera porque era su turno, farmacéutica que no es consciente de lo que acaba de hacer y yo, detrás, esperando que tocase mi turno.

9 comentarios :

Anónimo dijo...

Bien observado. Así seguimos siendo y así nos va.

sorginzar dijo...

lo mismo ocurre en la carniceria , pescaderia...

PiZPi ReTa dijo...

Gracias por vuestras aportaciones Anónimx y Sorginzar. Desgraciadamente, ocurre en cualquier sitio, asi que... visibilicemos y hagamos por cambiarlo, verdad???

Ichi Pichi dijo...

Sí está violencia simbólica casi imperceptible, que ayuda a perpetuar el clasismo y el patriarcado. Ya no porque el hombre lleve corbata y parezca ejecutivo. Incluso en igualdad de "condiciones" la mujer estará en un lugar inferior del varón. Y es que como dice nuestra querida Fina Sanz: "en la sociedad occidental, a través del proceso de socialización, se modelan dos cosmovisiones, dos grandes formas de vivenciarse y de percibir el mundo ..." En nuestras manos está el visibilizarlo, y hacer de esas diferencias un regalo y no una jerarquización. Gracias Pizpireta por esta cercana reflexión, que hoy nos has compartido.

PiZPi ReTa dijo...

Ichi Pichi, gracias por todos tus comentarios porque además siempre concretas y puntualizas y haces que el post sea más rico y que tenga vida.

Nuria Duret dijo...

Como siempre, me posiciono en el papel de la alumna ingenua y lanzo la siguiente cuestión: ¿no será más bien el lenguaje no verbal, más que el hecho de que el caballero fuese hombre, lo que hizo a la farmacéutica prestar atención a aquel antes que a la mujer a la que estaba atendiendo primero o a ti amiga mía, que adoptabas una posición paciente y de espera? Quizás si la dependienta hubiese visto en ti rasgos de impaciencia, puede que te hubiese atendido antes o hubiese apremiado a la clienta a la que te atendía en ese momento. Quizás sea ignorancia, pero en este caso concretamente, no detecto la discriminación por razón de género en la farmacéutica... donde si la aprecio más es en la actitud del caballero, que en lugar de esperar pacientemente a que la señora terminase su consulta, se muestra en actitud impertinente y con ello relega a la primera clienta a un segundo plano... veo más la actitud machista en la impaciencia del hombre que en la respuesta de la dependienta, aunque quizás lo más correcto por su parte habría sido terminar con esta y después atender a aquel :)

PiZPi ReTa dijo...

Evidentemente la actitud del hombre no es correcta; pero tampoco es correcta la actitud, que hemos adquirido las mujeres, de priorizar las demandas masculinas.

Anónimo dijo...

jajajaa, lo de decir que en la pescaderia y en la carniceria atienden primero al hombre, me ha llegado al alma, pocas colas de mercado has hecho, sorginzar.

Creo sinceramente que, teniendo muchisima razón, se os va la pinza en los detalles.. a mi lo que me parece es que hay gente (hombre o mujer) con mucho morro y otra gente que, por no enfrentarse a ellos/ellas, transigen.. sinceramente no veo machismo por ningun lado

PiZPi ReTa dijo...

Gracias Anónimx por tu aportación. Quizá en los detalles está la esencia y, si cambiamos los detalles conseguimos grandes logros.
Saludos.

Publicar un comentario

La editora no se hace responsable de los comentarios vertidos por terceras personas. No se permitirán comentarios ofensivos. Se pide el máximo respeto.