Creo que el género mismo es la violencia, que las normas de masculinidad y feminidad tal y como las conocemos, producen violencia.

-Beatriz Preciado-

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Así seguimos



Hace unos días, estaba trabajando con un grupo de jóvenes. Es un grupo donde más o menos la mitad son chicas y la otra mitad chicos. Tienen edades entre 17 y 19 años. Están en dicho grupo porque alguien ha decidido que hay que encasquetarles la etiqueta de fracaso escolar. Esto ya me duele bastante, pero no es el tema que voy a tratar.

Estábamos trabajando gestión del tiempo y objetivos personales y, propuse realizar un test para que, después de la dureza de los temas a tratar, tuvieran algún refuerzo. El test debía detectar sus competencias y alguna variable de personalidad. Pero yo me quería fijar en las competencias, por eso de que salieran con aspectos positivos.

Y, el test dictaminó. Hablaba de competencias, pero también de personalidad. Todas las chicas tuvieron alguna reseña en la variable dependencia. ¿Curioso? No, es normal y eso que mi grupo no es una muestra aleatoria. Los chicos, por otro lado, obtuvieron otras variables como flexibilidad, adaptabilidad, trabajo en equipo, extroversión…

La dependencia emocional es algo que impide que te veas y te reconozcas como persona con derechos

2 comentarios :

Las Tartas de Sole dijo...

Desvincularnos de esas "competencias asociadas a género" es un trabajo duro, de años de lucha y cambio social profundo. Es triste darse cuenta que las generaciones posteriores a la nuestra aún tienen ese lastre. Ojalá llegue un día en el que la desigualdad sea un término "prehistórico". Gracias Paz por esta reflexión!

PiZPi ReTa dijo...

Ojalá Sole!! Gracias por tu aportación. Estoy segura de que ya hemos aprendido y avanzado mucho y las generaciones posteriores seguirán haciéndolo. Sólo que, a veces, sufrimos graves retrocesos como lo que vivimos ahora, eso nos tiene que poner alerta para evitar que reduzcan nuestra lucha y nuestros derechos adquiridos.

Publicar un comentario

La editora no se hace responsable de los comentarios vertidos por terceras personas. No se permitirán comentarios ofensivos. Se pide el máximo respeto.