Creo que el género mismo es la violencia, que las normas de masculinidad y feminidad tal y como las conocemos, producen violencia.

-Beatriz Preciado-

jueves, 15 de noviembre de 2012

Conociendo la A.




Hace unos días, tuve la suerte de ir a un taller de Marcela Lagarde. A parte de muchas experiencias, conocimientos y sensaciones, Marcela me regaló la A.

Para mí, es un gran regalo. Es tan grande, que no puede ser sólo para mí, por lo que quiero compartirlo con todas vosotras. Evidentemente, al hablar en femenino y plural, me refiero a  personas  cuyo valor principal es la igualdad para todas y todos.

A lo largo de este blog, quiero compartir aquellas situaciones,  momentos, conocimientos... y, sobre todo, emociones, sensaciones y sentimientos que me hacen ser consciente y sentirme orgullosa de la A y que son fundamentales para un mundo donde prime la igualdad.

3 comentarios :

Anónimo dijo...

Me parece muy interesante la iniciativa de concienciar a todas las personas para conseguir una mayor igualdad.

Gracias, te estaré siguiendo

Ichi Pichi dijo...

“ Señora maestra, ¿cómo se forma el femenino?

_ Partiendo del masculino: la “o” final se sustituye por una “a”.

_ Señora maestra, ¿y el masculino cómo se forma?

_ El masculino no se forma, existe.

(Citado por Victoria Sau, El vacío de la maternidad. Madre no hay más que

ninguna. Barcelona, Icaria, 1995, pág.46.)”



Repasando las notas también encuentro que Marcela nos sugería como forma de empoderamiento “ transformar en lenguaje lo que una piensa: escribir, cantar, moldear, arcillar ….” En definitiva crear. Y como alumna aplicada lo pones en marcha, y generosamente lo compartes.

No hay brecha de género que se te resista. Felicidades por este blog y por estimular a la sociedad internauta a la reflexión y al análisis de la realidad con una mirada crítica y desde esta perspectiva, la de género.

Gracias por regalarme la A hace ya unos cuantos años …

PiZPi ReTa dijo...

Ichi, muchas gracias a tí por ese acompañamiento a lo largo de mi vida, por todas esos momentos con A vividos y por los que nos quedan. Por lo erótico y por lo sensual de la A, pero también por los disgustos y sus aprendizajes, gracias porque tú eres A.

Publicar un comentario

La editora no se hace responsable de los comentarios vertidos por terceras personas. No se permitirán comentarios ofensivos. Se pide el máximo respeto.